Visión Tradicional (desde Frege)

 

  1. Teoría del significado: el significado de una oración es en qué condiciones se puede considerar como verdadera (o falsa). En otras palabras, significado son las condiciones de verdad.
  2. Sólo se puede hablar de significado dentro del contexto de una oración.
  3. Oración tiene como sentido (expresa) un pensamiento.
  4. Pensamiento refiere a lo verdadero o lo falso.
  5. El significado de una oración está determinado por sus constituyentes.
  6. El lenguaje natural no cumple siempre con estas características, por lo tanto se hace necesario un lenguaje ideal (formal) que pueda servir como fundamento para la aritmética, de claridad y precisión necesaria para la labor científica (visión matemática y logicista).
  7. El interés, por lo tanto, está puesto en las oraciones, abstraídas de su uso específico, de cualquier proferencia, e insensible al contexto.
Anuncios

La complejidad de los fenómenos (según F.A. Hayek y Michael Scriven) y distinción de los niveles de descripción (McIntyre)

Parte de trabajo realizado a última hora para filosofia de las ciencias sociales.

“Cae, pues, en el error de los economistas burgueses que consideran a estas categorías económicas como eternas y no como leyes históricas que sólo son leyes para un desarrollo histórico particular….” [1]

Karl Marx


[1] Carta a Pavel Vasilyevich Annenkov, 1846, disponible online en http://www.marxists.org/espanol/m-e/cartas/m1846-12-28.htm esta edición: Marxists Internet Archive, 2010.

___

Complejidad de los fenómenos

Hayek argumenta de que hay una diferencia fundamental entre la material de estudio de la ciencia social y aquella de la ciencia natural en tanto tal; que los fenómenos humanos son, de alguna manera, inherentemente complejos, y por lo tanto, que las leyes en las ciencias sociales no están disponibles en principio. Para él se requiere que haya un patrón recurrente o un orden en los eventos observados para poder preguntarse por el porqué de ello, y debe de haber un mismo agente que se manifieste en este patrón recurrente. Los tipos de patrones que podemos reconocer son, a grandes rasgos, dos: (i) intuitivos, (ii) construidos por nuestra mente. En el caso de (ii) esto es trabajo de las matemáticas realizarlo. Como condición ha de proveerse condiciones iniciales y marginales. Además, se requiere especificaciones falseables que han de ser posible según ejemplificaciones matemáticas. Así, los fenómenos van escalando desde lo más básico, individuables en las ciencias físicas, y, a medida que se van construyendo matrices de relaciones cada vez más complejas, así van emergiendo complejos más fenómenos. Así, “los fenómenos no físicos son más complejos porque nombramos físico a aquello que puede ser descrito con fórmulas relativamente simples”. (Hayek, F., 1967, p. 57)

El problema surge cuando consideramos que en ciencias sociales no estamos interesados en fenómenos individuales, sino que en fenómenos altamente complejos de propiedades emergentes fundadas en este individualismo postulado por Hayek: las relaciones se complejizan hasta el nivel de los individuos y luego, entre las relaciones de sus deseos, creencias y acciones, surgen los fenómenos sociales de órdenes más altos. Acá comienzan a insertarse un número de factores indeterminados a una posible ecuación que respete la forma algebraica deseable para una formulación propiamente científica según  Hayek (1967, p. 58). La estadística, elemento central en los métodos cuantitativos (el estudio de grandes agrupaciones), queda descartada puesto que justamente se basa en la simplificación de los elementos complejos y no concibe las relaciones entre los individuos, más bien, únicamente tendría en consideración frecuencias relacionadas a estos fenómenos que emergen. Seguir leyendo

50. What does i…

50. What does it mean to say that we can attribute neither being nor non-being to the elements? – One might say: if everything that we call “being” and “non-being” consists in the obtaining and non-obtaining of connections between elements, it makes no sense to speak of the being (non-being) of an element; just as it makes no sense to speak of the destruction of an element, if everything that we call “destruction” lies in the separtion of elements.
One would like to say, however, that being cannot be attributed to an element, for if it did not exist, one could not even name it, and so one could state nothing at all about it. …

Wittgenstein, Investigaciones Filosóficas, par. 50